El Barrio Latino de París

P A R I S, Uncategorized

«Atravesaron la ciudad en zigzag, bajo la favorecedora luz de la tarde. Las parisinas, ya bellas de por sí, lo eran más aún entonces».

«El restaurante donde les llevó Claire, en las calles estrechas del Barrio Latino, era exiguo y hervía de actividad, con las paredes recubiertas de baldosas marroquíes. Sentado junto al ventanal, Mitchell veía pasar a la multitud por la calle. En un momento dado, una joven de unos veinte años, con el pelo cortado a lo Juana de Arco, pasó justo por delante del ventanal. Cuando Mitchell la miró, ella hizo algo asombroso: le devolvió la mirada. Con una expresión abiertamente provocativa. No es que quisiera acostarse con él, no se trataba de eso. Sencillamente, estaba encantada de reconocer, aquella tarde de finales del verano, que él era un hombre y ella una mujer, y que, si él la encontraba seductora, a ella le parecía estupendo. Una americana jamás habría mirado así a Mitchell».

La trama nupcial de Jeffrey Eugenides

            Pisar las calles del Barrio Latino de París es reconstruir la historia. Una pequeña plaza como intersección entre dos calles fue protagonista de numerosas protestas y revueltas sociales. Gases lacrimógenos y gestos de policías irritaban los ojos de los estudiantes, y justificaban una de sus grandes aficiones, defender y exigir lo necesario. ¿La segunda? Expresar sus percepciones a través del arte, por lo que caminar sin destinación fija en este distrito parisino es, se quiera o no, deambular sobre las huellas de artistas, escritores, poetas, bailarines y músicos.

Sus bistró, diseñados para acoger mesas circulares de apenas unos sesenta centímetros, acompañadas por una o dos sillas dependiendo del lugar, son lugares de reunión para muchos artistas franceses.

En Cluny se respira intelectualidad. Una plaza llena de sembradíos florales alberga la estatua de Montaigne, escritor, humanista, moralista del Renacimiento y padre del género Ensayo. Allí las librerías son numerosas y los libros están seleccionados por su género en diversos cajones o maletas que en otras épocas eran utilizadas para viajar.

El costo de estos varía de lugar en lugar y se pueden conseguir grandes ejemplares a 0,20 euros en un establecimiento que recupera obras literarias y vinilos usados y los revende a precios bajísimos.

La Sorbona está a unas pequeñas cuadras de distancia. Es un edificio que data de 1257 y sus pasillos tienen un color opaco que no esconden su edad. Su luz amarilla, sus espacios encerrados por puertas antiguas y sus largos pasillos tienen consigo algo fantasmal. Hay una imponencia implícita cuando caminas. ¿Será por el hecho de haberme imaginado a Marie Curie, después de haber sido aceptada como la primera mujer profesora en esta institución, deambulando entre las escaleras con la victoria metida en los ojos?

 

 

Imposible no pensar en Jean-Paul Sartre, Simone de Beauvoir y Victor Hugo. Y sus alrededores, los alrededores de La Sorbonne, llenos de parisinas jovencísimas, pálidas como un cristal de hielo y con sus rubores que resaltan todo en sus caras. No necesitan más, solo el color rosado que parece emerger naturalmente de ellas y que al atravesar la ciudad en zigzag como en la Trama Nupcial de Eugenides se vuelven más bellas bajo la luz de un sol que no quema en el Barrio Latino.

Visitar este lugar es eso, sentirte mucho más joven, intelectual, artista, rebelde o simplemente un peatón que observa y rememora.

 

Pero allí también hay un espacio para los muertos. Te encontrarás en una de sus tantas calles con el Panteón, palabra griega que significa “todos los dioses”, en este caso los dioses de la literatura francesa, artes y ciencias. Este mausoleo fue el primer monumento de importancia de París y en él reposan grandes artistas y pensadores de la República, como Voltaire, Rousseau, Honoré Mirabeau, Marat, Victor Hugo, Émile Zola, Jean Moulin, René Descartes, Louis Braille y el arquitecto Soufflot, padre de esta maravilla.

 

Si vienes a París visita el Barrio Latino, duérmete leyendo un libro en un mueble de Shakespeare and Co, prueba la comida libanesa en las callecitas empedradas de Saint-Michel y hojea las revistas y libros antiguos acomodados en pequeñas estructuras verdes al lado del río Sena.

Las fotografías que acompañan al texto fueron tomadas en diversos sitios del Barrio Latino, no necesariamente son los lugares exactos de los que se habla. 

 

 

Parque La Villette, arte, cultura, ciencia y un gran submarino.

P A R I S, Uncategorized

 

2La-Halle-aux-boeufs-marche-aux-bestiaux.jpgDSC_5752.jpg

DSC_5762.jpg

La semana pasada visité La Villette, un lugar lleno de árboles, bicicletas, música, comida, rojo, muchísimo rojo y fútbol. No sabía que La Villette, este parque cultural en el distrito 19, había sido construido en 1982 por el arquitecto Bernard Tschumi. 55 hectáreas marcadas por el arte, la ciencia y el deporte. Edificios rojos llamados Folies que ofrecen numerosos servicios como cafetería, guardería y talleres, el famoso Zénith, teatro en el que tuve el placer de escuchar -desde afuera- mi primer concierto de Radiohead, la Géode o la Cité de la Musique invitan a los parisinos a disfrutar de un ambiente enormemente cultural.

DSC_5782.jpg

dsc_5772

En La Villette no solamente destacan sus edificios e instalaciones, el lugar en sí puede convertirse en una suerte de laberinto en el que terminarás atravesando sus jardines temáticos: de los bambúes, de los horrores infantiles, de la parra, de los equilibrios, de las islas, de los espejos, de las dunas, de las acrobacias y del dragón. En uno de sus jardines viví una de las experiencias más inolvidables de mi vida, como ya les conté: escuchar el concierto de Radiohead tal como si hubiese estado dentro del Zénith.

dsc_5763

DSC_5757.jpg

Si dentro de poco vienes a París y quieres visitar este sitio lo más importante es que te abrigues muy bien, ya que en los parques suele hacer mucho frío. Al bajar del metro, el autobús, tu auto o cualquier medio de transporte te encontrarás con una multitud de planes. Por ejemplo, podrías caminar por el parque y conocer cada espacio, te recomiendo que visites la «Argonauta» en donde podrás ver el único superviviente de los cuatro submarinos de 400 toneladas, construidos al final de los años 50.

Si tienes la oportunidad no dudes en comprar una entrada y disfrutar de algún concierto de la Filarmónica de París, su sede está ubicada en la Cité de la Musique, en este mismo parque.

DSC_5781.jpg

dsc_5785

DSC_5786.jpg

¿Quieres armar tus próximos planes en La Villette? Asiste a:

ppo.png

 1- Cabaret: Rétrofutur, del 9 de Septiembre al 23 de Octubre. 

2- Teatro: Nicolas Liautard, del 12 al 28 de Octubre.

3-Exposición: Mental Désordre, desde el 5 de Abril hasta el 6 de Noviembre. 

 

Puedes conseguir tus entradas para cualquier evento en:

https://lavillette.com/

http://philharmoniedeparis.fr/fr

 

 

 

 

 

 

 

Estación de metro: Censier-Daubenton

P A R I S, Uncategorized

Pasear por las calles cercanas a la estación de metro Censier-Daubenton es mirar la vida con lentes nuevos. Es una operación de vista sin pasar por un quirófano. Caminar la calle Censier es encontrarse con algo bonito que te alienta a mirarlo sin pena. A mi paso me rodean edificios de paredes blancas iluminados por un sol que no quema. Encuentro también, cuando bajo las escaleras de mi universidad, techos parisinos que tienen un diseño de otra época. Lo disfruto.

Quise compartir con ustedes la París que veo a diario, la que camino antes de entrar y al salir de la universidad, esa es París 5, o al menos un poquitín de París 5. Al final del post les comparto tres lugares para comer si te bajas en la estación de metro Censier-Daubenton.

¡Disfruten!

DSC_5686.jpg

DSC_5797.jpg

De Censier disfruto el silbido de las ruedas de las bicicletas que la recorren y a quienes las hacen rodar, siempre con la mirada hacia el frente para no perder velocidad. La mayoría de las mujeres tienen cabello corto, entre liso y rizado y usan sombreros que las protegen del sol que no quema. Censier es una época distinta, un agujero en el tiempo siempre oportuno.

DSC_5683.jpg

dsc_5794

Es un señor que se sienta a vender zapatos y libros que recoge de la basura.

Dos cafés, uno enfrente del otro, en el que las personas comen pan con coca-cola y  papas fritas.

DSC_5682.jpg

DSC_5802.jpg

También es una librería que tiene un paral en el que se anuncian todos los eventos culturales a venir.

DSC_5798.jpg

DSC_5805.jpg

Hay una acera llena de estudiantes, un paso peatonal lleno de extranjeros y en la entrada del metro regalan todos los jueves una revista de moda.

DSC_5689.jpg

DSC_5810.jpg

La brisa de otoño en los pasillos del metro y bolsos de tela que dicen París.

Te recomiendo visitar:

pageson.png

 

  1. Bagel Stein 99 Rue Monge, 75005 Paris. 
  2. Edony Café 16 Rue Censier, 75005 Paris.
  3. La Maison des Tartes 67 Rue Mouffetard, 75005 Paris.

 

Metro: Censier Daubenton

Ligne 7.